Padres e Hijos: roles invertidos

Jueves, Agosto 20, 2009 17:02
Publicado en la categoria General

Una característica intrínseca de la familia es la división y coexistencia de dos generaciones, padres e hijos. Cada una de estas generaciones, que conforman lo que se conoce con el nombre de “familia nuclear”, tiene sus propios roles, derechos, funciones y obligaciones determinados, implícita o explícitamente, por la sociedad en la que el grupo familiar está inmerso.

Ahora bien, la personalidad del niño puede desarrollarse deficitariamente si él es quien debe cumplir con las funciones de los padres. Hablamos de aquellos casos en donde los hijos se convierten en “padres de los padres”, casos en los que son los hijos los que apoyan emocionalmente a sus padres, cuando, por el contrario, deberían ser éstos los encargados de apoyarlo emocionalmente y ofrecerle protección y seguridad.

Lamentablemente, cada día se ven más de estos casos: en los que uno de los padres utiliza a su hijo para satisfacer necesidades que el cónyuge no sastiface; o en los que uno de los cónyuges instala al niño como rival con el que compite; o en los que padre se conduce más como hijo que como marido (inclusive, en algunos casos, llamando “mamá” a su esposa).

Estos conflictos generacionales en la asunción de roles y funciones determinan una verdadera fractura en la dinámica familiar y, por consiguiente, resultan en nefastas consecuencias para los miembros del grupo familiar. Y, en este sentido, siendo los padres los modelos más significativos de identificación de los hijos, las confusiones e insatisfacciones que estos conflictos les generan determinarán, sí o sí, el desencadenamiento de patologías de diversa índole.

Puede dejar una respuesta, o trackback desde su sitio web.

Deje su comentario